fleeing-nazi-occupied-france.jpg

– Francia estuvo ocupada durante la segunda guerra mundial. Entonces (tose) fue cuando ese hombre se escondió en la casa de la que te hablo.

– ¿Durante la segunda guerra?

– Eso es lo que estoy diciendo… golpeó la puerta y salió a su encuentro un muchacho de unos 18 años.

– ¿que acaso no debería haber estado en el ejército?

– tenia una vista casi nula, y no me interrumpas que estoy tratando de contar una historia.

– ok

– el hombre le dice al muchacho si acaso lo puede ocultar en la casa, porque los soldados alemanes están muy cerca y si lo pillan lo van a matar. el muchacho le dice: eres Mitchel, cierto… sabia que tarde o temprano volverias a disculparte. Pero te perdono Mitchel, ha pasado tanto tiempo, que en realidad te perdono.

– ¿tu dices que en el fondo lo confundió?

– no quedó claro.

– si pero…

– pero que…

– no nada, es que no sabía lo suficientemente ciego que estaba; esperaba que dijeras algo así como que no veia en un 60%, o algo parecido. Pero se entiende. Aunque todavía no veo tu punto (toma la botella y vuelve a llenar el vaso)

– mi punto es, que en el fondo la vida de una persona se puede salvar por un casualidad. Así de frágiles son las cosas…(aspira un poco del cigarro que ya tiene apagado y enciende otro, quedándose absorto en una pintura bastante común que estaba colgada de la pared)

– ¿entonces deberíamos aprender a vivir con estas casualidades? ¿o estar preparado para cuando se aparezcan?

– yo solo te digo que existen… y que no hay nada que podamos hacer al respecto.

– Mmmmm, pero me parece un poco triste que las cosas sean así, porque, en el fondo tenemos que estar preparados para lo que no sabemos.

– ¿y tu crees que eso es algo malo?

– no, pero es como cuando sabes de lo que esta hecha una prieta, cuando eras pequeño te las comías con ganas porque las encontrabas exquisitas, pero una vez que supiste de lo que estaban hechas… tuviste que optar por seguir consumiéndolas o no volver a hacerlo nunca más por el asco que te daba saber de donde provenían…
no se puede volver atrás… o eso creo. esto no es una película.

Explore posts in the same categories: hipogrifos

One Comment en “”

  1. Vampiresa Says:

    Entonces debemos de acostumbrarnos a las casualidades aun a las que no conocemos, sin pensar en “bueno” o “malo” simplemente acostumbrarnos a lo que todavía no vemos, porque con muchas de ellas (casualidades) se construyen vida o de destruyen que llegando a este punto en verdad ya no hay diferencia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: