La Misión

1313527_ce196e273b_b.jpg

¡Hará mucho calor en la ciudad esta noche! la lluvia jugará a mojar las calles, la humedad a poblarla, el grito de mil almas a contaminarla. La gente grita con el corazón en la mano. Soñaron que una vez despiertos, volverían a dormir.

Hoy es un día hermoso dije, cuando vi llegar desde lo más alto una nube de traición que me ahogó. eso fue temprano, cuando el aire no estaba invadido por tanto amuleto de buena suerte desperdigado a lo largo del camino real. Cuando uno se encuentra con alguien que no ha visto hace mucho tiempo, le da vida, lo llena de energías que se pierden entre meses de estío. Llamaron estos hombres siniestros, se juntaron en una esquina de dos grandes avenidas sin importancia y discutieron el tema de la soledad. Hoy crees estar conmigo, hoy piensas que pisas cuando pisas, pero huele la hierba mojada, acaricia el tronco del árbol sesgado. No has sentido el amor al piano con un piquete, como si su herida fuese tú herida. Eso es la soledad, convivir con lo que más odias de ti mismo. Tienes un agujero negro en tu corazón, salvaje de tanta basura que has pintado sobre las blancas paredes de hospital. El ciclo es un ciclo, no se abre ni se cierra, gira desde que descubrimos el significado de si mismo. Pero tiendes a mentir John, no quieres destruirlo todo, una habitación sin nadie es una habitación contigo mismo, con los cuartos que has cerrado y que no quieres que sean abiertos, con las puertas que dicen no molesten, estamos ocupados tratando de abrirlas nosotros primero. ¿soledad dices?, si es una de las hermanas de la melancolía, llegas a conocerla cuando dejas de engañarte, cuando por fin hablas con la verdad cuando dices: y lo vi con mis propios ojos. Yo me contenté con ver pasar el cambio de color de cientos de hojas en un parque, cuando soñando con un libro que decía estupideces, decidí abrir mi corazón para que tomará el olor de las flores, para que descubriera en un par de movimientos, los secretos de una vida secreta. ¡oh! deteneos antes de cruzar esa puerta de hierro, deteneos y observad cuanta gente ha tenido idea de vos; habéis tendido un puente entre lo que sí y lo que no. deteneos un instante, Bajad vuestros brazos y respirad las horas de sueño que vendrán. Jugáis conmigo, hacéis de un simple página con manchas, miles de mariposas que quieren volar pero no tienen alas. Sin embargo me eres familiar, te has paseado en un papel hecho granos durante tanto tiempo y me miras congelado desde siempre. Te respeto, galán y valiente soldado de tu vida, defensor de tus ideas ya hayan sido complejas o simples. ¿Te acercarás a mi una de estas noches a contarme cuál fue tu ideal? yo te enseñaría a pulsar dos teclas y dejar al universo tranquilo, a no malgastar monedas en triángulos luminosos que duran lo que dura una vela. Pero hemos destruido la magia de los extremos ¿sabíais de los extremos? ¿sabíais de ese constante devenir de voces y personas que transan con objetos su felicidad? yo me alejo de la gente que esta demasiado perfumada con la amarga fragancia del orgullo, pues de todos sus días, no podría hacer uno que me alegrara de verlo desde el amanecer hasta el atardecer.

Explore posts in the same categories: hipogrifos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: