Certezas

En algún momento odié un poco al mundo.
Lo odié por ser redondo y estar girando constantemente.

En algún momento comprendí un poco al mundo.  Me dije:
es así porque está cansado de soportar el peso de tanta gente.

En algún momento me dió lástima el mundo.
Seguro que fue porque se le maltrataba sin piedad, me comenté.

En algún momento sentí que me enamoraba del mundo.
Lo deduje porque no podía dejar de pensar en él, ni en la vigilia ni en el sueño.

Y en un momento que no logro determinar,
en un punto débil y quebradizo que no se puede sostener por si sólo,
descubrí que amaba al mundo.
Lo supe con la certeza que sólo otorga la verdad.
Ha de haber sido un acto de fé, me dije;
pues no le he podido encontrar ninguna otra explicación.
No hasta ahora.

Explore posts in the same categories: hipogrifos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: