Ha Long Bay

Brote rocoso,
sarpullido pétreo de la tierra de mar
que se abre paso con su pavimento de vegetación.

Grito de caverna enmudecida por los siglos,
ahuyentaste el sol con tu rudeza,
siempre virgen,
siempre inhabitada.

El mar ondula en el limbo de la niebla,
hundiéndose en la profundidad del suelo,
donde el rey mono construye su reinado
de espesura y desolación.

Un alma navega por entre los nudillos
de piedra que se ocultan en el horizonte.

Son miles de Islas de la muerte
sobre un mar verde.

Rodeadas por la naturaleza,
feroz y desgastada por la podredumbre.

El tiempo se cuenta en la roca perenne,
en la planta que con garras se afirma sin volar,
en pájaros negros sedientos de alimento,
en playas desiertas, sin sol y sin luna.

El viento…

¡Un enemigo más!

Explore posts in the same categories: Séptimo Arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: